Enrique Villegas Encalada y la conducción del agua dulce

Sol, viento y agua/ La Aguada de Cerro Moreno/ Santos Ossa en Cobija y las primeras resacadoras de agua/ Las Aguadas de Cobija/ Orígenes del agua en Antofagasta/ El primer destilador solar de Charles Wilson/ Enrique Villegas y la conducción del agua dulce/ Las aguadas de la costa de Taltal/ Los problemas de agua con los ríos San Pedro y Polapi/ Los abrómicos/ El agua, una mirada en la historia militar del Norte Grande/ Tocopilla y el agua potable/ El precio de la porfía: la guerra de los tubos/ Una institucionalidad para el manejo del agua.

Don Enrique Villegas nació en Quillota el 15 de julio de 1839, fue hijo de Francisco Villegas y de Úrsula Encalada Gaete. Desde muy joven, casi niño, se dedicó a las actividades mineras. Estudió ingeniería en la Universidad de Chile y se especializó en minas. Trabajó en Chañarcillo y luego se incorporó al Banco Escobar, Ossa y Cía., que giraba en las plazas mineras del norte. En Caracoles, cuando se inició la explotación de sus yacimientos, fue su representante en 1870 y también fue nombrado Cónsul de Chile; allí conoció a los más importantes empresarios mineros de la época y su esposa, Filomena Echiburú, logró construir la primera iglesia de la localidad, recogiendo el aporte siempre generoso de los mineros.

Enrique Villegas Encalada (1839-1916) fue el primero en obtener una concesión de agua para la ciudad de Antofagasta.

En 1872, el Gobierno chileno lo nombró Cónsul en Antofagasta, donde fundó la “Sociedad Patria” para defender y amparar a los chilenos en los tribunales bolivianos; también formó un Tribunal Arbitral para dirimir las diferencias entre los chilenos y así no recurrir a las autoridades locales. En su cargo de Cónsul estuvo hasta 1876, cuando el Gobierno boliviano le retira el exequátur. En 1888 fue Gobernador y luego Intendente de Antofagasta. En la guerra civil fue partidario de Balmaceda, y se batió en Concón al mando de los regimientos que trasladó desde Antofagasta. En el norte formó el Partido Liberal Democrático de línea balmacedista, del cual sería su Presidente en Antofagasta. También Enrique Villegas fue Ministro de Hacienda en 1901-1902; y Ministro de Industrias y Obras Públicas en 1905. Fue Senador por Antofagasta desde 1897 hasta 1903 y luego Senador por Coquimbo, desde 1906 a 1912. Más tarde, ya rico por la venta de sus minas, se retiró a vivir en Viña del Mar, donde murió a mediados de 1916. Villegas fue el primer ciudadano que obtuvo una concesión para llevar agua dulce a Antofagasta, mediante una aducción desde la alta cordillera, concesión que al no poder concretar su construcción  terminó por traspasarla al Ferrocarril de Antofagasta a Bolivia, de la Compañía de Huanchaca. Este proyecto lo ideó cuando empezó a trabajar una mina de cobre en el yacimiento de Chuquicamata, con leyes del 15% o más, siendo pronto uno de los más poderosos propietarios de la localidad, junto con José Toyos en 1897.

Villegas tenía otras minas allí, en sociedad con N.Andrews, así, con estos y otros yacimientos formó parte de la Sociedad Minera de Chuquicamata, organización que junto a otras de ese mineral terminaron por vender todos sus derechos a la Chile Exploration Company, empresa norteamericana que pudo explotar este mineral con técnicas y sistemas modernos, y que logró el éxito al obtener grandes utilidades, cuando los norteamericanos se habían puesto a la cabeza en el desarrollo de las mejores tecnologías mundiales para tratar minerales cupríferos de baja ley.


Vista aérea del yacimiento Chuquicamata, la mina a tajo abierto más grande del mundo.

Anuncios